Microbiografía de Alfredo Gabriel García Vega

Alfredo, mi esposo, nació en Valparaíso en 1944. Vivía con sus padres y sus dos hermanos, tuvo una niñez feliz. Le encantaba el deporte y fue campeón con el equipo de boga de Valparaíso. Estudió en el Liceo Eduardo de la Barra donde hizo muchos amigos.

Nos conocimos el ‘68 en Viña del Mar. Yo era del coro de la Católica de Valparaíso y él también entró, salíamos de gira y conocimos Europa y distintos rincones de Chile. Recuerdo especialmente haber recorrido Roma con él en una moto que le prestó un seminarista, o cuando recorrimos el norte de Chile, también en moto ¡le encantaba manejar!

Era un hombre simpático y buenmozo, de piel pálida y pestañas largas. Cuando me abrazaba, sentía que era allí donde quería quedarme.

Alfredo amaba Valparaíso, con él conocí todos los miradores del puerto. Le encantaba ir al café Hesperia, donde en las servilletas me dejaba mensajes amorosos que aún atesoro.

Era del MIR, su sueño era cambiar la sociedad, tener una familia y ser feliz. Por eso estudió trabajo social, sentía que era una herramienta para apoyar la lucha.

Nos casamos el ‘73 en una ceremonia sencilla y después nos fuimos al Café Riquet. En diciembre del ’74 nació nuestro hijo y Alfredo no cabía en sí de felicidad. Menos de un mes después fue detenido.

Él era Alfredo Gabriel García Vega, detenido y desaparecido el 18 de enero de 1975. Yo fui su mujer, Silvia Vera y lo recuerdo. Recuérdalo tú, recuérdaselo a otr@s.

Ficha técnica

Para realizar esta microbiografía, se entrevistó a Silvia Vera, quien grabó esta cápsula radial en diciembre de 2014 en los estudios de Radio Juan Gómez Millas, donde fue mezclada. Posteriormente, se emitió a través de Radio Universidad de Chile.

3 Comments, RSS

  • Juan Renè Riquelme Vera

    dijo en:
    julio 28, 2015 a las 21:49

    Estimada Silvia , su esposo està siempre en la memoria de muchos…. Desde hace muchos años sigo con mucho interés las informaciones respecto de nuestros Detenidos Desaparecidos. En nuestra familia sufrimos aun con la desaparición de dos de mis hermanos. he tratado siempre de informar a todos nuestros amigos los casos de desaparecidos que estarán en la memoria de los chilenos bien nacidos durante muchas generaciones…. Honor Y gloria para Alfredo, para usted y su hijo mis respetos y los de mi familia… un abrazo .. Juan Renè Riquelme Vera… Informe Valech Nª 20608

  • Gerardo Ruiz

    dijo en:
    febrero 20, 2016 a las 22:07

    Estimada y respetada Silvia, en mi memoria siempre esta y estara presente la tragedia de nuestro pais. En particular nuestros compatriotas, muchos de ellos familiares, amigos y conocidos, estan presentes en nuestras conversaciones con las nuevas generaciones, que no conocen de estas terribles historias y lo que es peor, muchos no quieren conocer. En especial, Alfredo, a quien conoci personalmente cuando yo era un niño y que por fortuna, tengo buena memoria y lo recuerdo como un joven muy alto, alegre, cercano y acogedor. Con el comparti solo en dos oportunidades en 1971, pero tengo muy nitida su imagen de un hombre joven bondadoso.
    Silvia, mis respetos por tu valor para haber enfrentado tan valientemente tu doble tragedia de tiempos aciagos en esa noche tal larga de la maldita, vil y cobarde dictadura facista.
    Te aprecia y valora GR.

  • Leopoldo Letelier

    dijo en:
    agosto 29, 2017 a las 14:28

    Alfredo Amigo y compañero.Sin duda que representaba en su persona y quehacer el paradigma del Trabajo Social. Lo llevaba en el cuerpo.
    Alfredo alumno predilecto de Vicente Faleiros, fue un discípulo de primer nivel. Todo indica que una docente de Trabajo Social de la Universidad Católica de Valparaíso indujo su detención con trágicos resultados.
    Apreciado y querido por los trabajadores de Astilleros de las Habas de Valparaíso a quienes asesoró en el proceso de administrar una empresa pasada al área social en los 1000 días del gobierno de Allende.
    La universidad Católica de Valparaíso tiene una deuda no saldada con Alfredo, su familia y su retoño.
    Quienes compartimos jornadas con él, está fijo en la retina de nuestra memoria histórica.

Tu dirección e-mail no será publicada. Los campos requeridos son obligatorios *

*