Microbiografía de Bernardo Araya Zuleta

    El abuelito Bernardo, nació el 1 de diciembre de 1911 en Tocopilla y creció en una familia de trabajo. Mi abuelito perdió a su papá a temprana edad, se formó como obrero metalúrgico y me imagino que desde la dureza de la vida pampina, que no lo dejó indiferente, sacó la fuerza que marcó su vida como político y como luchador social comunista.

    Él era un hombre moreno grande y macizo, que disfrutaba de las comidas y las fiestas familiares. Se casó con María Olga Flores y tuvo cuatro hijos. Mi mamá me contaba cuando chico que en navidad, él salía muy temprano y pasaba todo el día en la calle buscando regalos para los nietos, que llegaba a la casa a última hora del día para comer y repartir los regalos.

    Mi abuelito, era un hombre muy preocupado de mi familia, lo recuerdan siempre intentando sacar una sonrisa, uniendo a los nietos y haciendo que la gente a su alrededor lo pasara bien. Le encantaba el ballet, la ópera y en sus viajes a Cuba o la Unión Soviética, se escapaba al teatro cada vez que podía. Era un hombre solidario, libre de pensamiento y amante de la cultura: aprendió francés leyendo el diccionario y se paseaba por la casa repitiendo las palabras que leía.

    Yo nací el ’83, no alcancé a conocerlo pero su memoria me ha acompañado desde siempre. Incluso mi mamá dice que él soñó con tener un nieto artista.

    El día 2 de abril del año ’76, fue detenido desde su casa en Quintero junto a su mujer María Olga Flores y nunca más supimos de ellos.

    Mi abuelito se llama Bernardo Araya Zuleta, detenido y hecho desaparecer en abril de 1976. Yo soy Carlo Urra López, su bisnieto. Yo no tengo su apellido pero tengo su sangre. Y lo recuerdo, recuérdalo tú, recuérdaselo a otr@s.

    Ficha técnica

    Para realizar esta microbiografía, se entrevistó a Carlo Urra, quien grabó esta cápsula radial en octubre de 2014 en los estudios de Radio Juan Gómez Millas, donde posteriormente fue mezclada y emitida.

    Tu dirección e-mail no será publicada. Los campos requeridos son obligatorios *

    *