Microbiografía de María Isabel Beltrán Sánchez

    María Isabel, mi mamá, nació en el otoño de 1952 en Santiago y vivió hasta los 15 años con su madre y con sus dos hermanos en un hogar modesto de la calle Cienfuegos. Tenía el pelo negro, ondulado y los ojos grandes como los míos, la recuerdan con su minifalda, su morral, su pinta hippie y sus cigarros. Cuentan que era una mujer súper sencilla, una galla chora, súper avanzada para su tiempo, rebelde y libre. Amaba la música, el Góspel, y aprendió a tocar la flauta traversa mientras estudiaba pedagogía en música en la Universidad de Chile.

    Conoció y se enamoró de mi papá, un dirigente poblador de la Toma 26 de Julio en Cerrillos, tenía 19 años cuando se quedó embarazada de mí. Una vez, para reconstruir su historia junté en mi casa a todos sus compañeros miristas para que me hablaran de ellos, en un momento sonó la canción “A White Shade Of Pale” de Procol Harum, y le comenté a María Camus, su mejor amiga, que esa canción me daba una emoción tremenda, y ella me dijo: “Pero Tamara, si esa canción era la preferida de tu mamá y la escuchaba cuando te estaba esperando”.

    La madrugada del 18 de diciembre del ’73, uniformados se la llevaron desde su casa, desde ese día no se conoce su paradero. Yo tenía 2 años y medio cuando la vi por última vez y 25 años cuando supe la historia del origen de mi familia.

    Ella es María Isabel Beltrán Sánchez, detenida y desaparecida. Yo soy Tamara Callejas Leiva y recuerdo a mi mamá, recuérdala tú, recuérdasela a otr@s.

    Ficha técnica

    Para realizar esta microbiografía, se entrevistó a Tamara Callejas, quien grabó esta cápsula radial en septiembre de 2014 en los estudios de Radio Universidad de Chile, donde posteriormente fue mezclada y emitida.

    2 Comments, RSS

    • LUIS CUEVA ESQUIVEL

      dijo en:
      enero 7, 2015 a las 13:42

      Me duele igual que si hubiese sido mi polola y se la hubiesen llevado. Incluso, si hubiese sido por escoger, me cambio por cualesquiera de ellos. (Parece que la Historia está arrancando de su cabeza unos cabellos.)

      GRACIAS.

      • cristian

        dijo en:
        octubre 8, 2015 a las 14:55

        Hermosas historias de personas sobre todo jivenesque eran felices y hacían lo que les gustaba y por una época tan maldita y muchas personas como Maria Isabel por pensar diferente les quitaron ese derecho de seguir viviendo a mi se me coloca un nudo en la garganta leer estas historias pero me gustaría que ojalá se hiciera una real justicia frente a los responsables que sin muchos y que aún quedan

    Tu dirección e-mail no será publicada. Los campos requeridos son obligatorios *

    *