Microbiografía de Freddy Flavio Molina Rodríguez

    En el invierno sureño de 1939 nació Freddy, en Concepción. Creció con su madre, a quien adoraba y sus hermanos José y Rosa. El barrio norte de esa ciudad lo vio crecer ayudando a su madre a vender carbón en la Vega Monumental, en los paseos a las playas de Dichato y Penco, peluseando con sus amigos colgándose de los trenes y jugando fútbol.

    En Concepción trabajó como pescador, zapatero y aprendió a tejer unos lindos bolsos con hilos plásticos. Conoció a Inés, con quien se casó en 1962 y nacieron sus hijos Freddy y yo, Rosa. Buscando una mejor vida el ‘66 emigramos a Santiago, donde nació María Luz, su regalona. Vivíamos en El Cortijo y trabajaba como obrero haciendo casas fuera de Santiago; al regresar era cariñoso, nos cocinaba sus calditos favoritos: porotos o sopa de pan.

    Le encantaba ver películas de vaqueros y de Cantinflas en el Teatro Chile. Lo recuerdo lindo, alto y delgado, de ojos verdes. Era conversador y se vestía bien. Recuerdo cuando tomaba un chalón y nos llevaba a sus tres hijos a la arboleda de El Cortijo: tomábamos sombra y compartíamos con los vecinos; o la felicidad al viajar en tren a Concepción, de vacaciones a ver a su madre.

    En septiembre del ‘73 allanaron nuestra población. No tenía militancia política, pero no tenía su carnet de identidad y lo detuvieron.

    Él era Freddy Molina Rodríguez, ejecutado el 26 de septiembre de 1973. Yo soy su hija, Rosa Molina Huaracán y lo recuerdo. Recuérdalo tú, recuérdaselo a otr@s.

    Ficha técnica
    Para realizar esta microbiografía, se entrevistó a Rosa Molina Huaracán, quien grabó esta cápsula radial en agosto de 2014 en los estudios de Radio Universidad de Chile, donde posteriormente fue mezclada y emitida.

    1 Comments, RSS

    Tu dirección e-mail no será publicada. Los campos requeridos son obligatorios *

    *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.